Síntoma de parto inminente, Síndrome del nido

         

¿Te encuentras en las últimas semanas de tu embarazo? ¿No sabes porque sientes la necesidad de tenerlo todo preparado, la casa bien limpia y ordenada? Padeces el Síndrome del Nido, tranquila es normal! Te explico porque pasa esto a la gran mayoría de embarazadas y como llevarlo lo mejor posible sin perder los papeles!

Síntoma de parto inminente, Síndrome del nido

Recuerdo que en las últimas semanas de mi embarazo me sentía llena de energía, me invadía un deseo irrefrenable de limpiar, ordenar, mover muebles, revisar altillos… Se lo comenté a una amiga que ya era madre, me miro, se rio y me dijo: “nena, estas con el síndrome del nido”. Yo alucine!  Me explico que es algo natural y muy frecuente cuando el fin del embarazo está cerca.

Busque información sobre este tipo de síndrome y a medida que iba leyendo me veía más reflejada en él…

  …Ordenar armarios, cajones, cajas y estantes, cambiar los muebles de sitio, decidir pintar el piso. Te pasas las mañanas sacando brillo a las paredes, las juntas de los azulejos y las puertas. Lavar las cortinas, las fundas de los colchones, cambiar cojines, las alfombras...

No es nada raro, ley que afecta a la mayoría de las mujeres embarazadas y también a las futuras mamás de la especia animal. Es decir, que se trata de algo común del instinto maternal. Todas las hembras, antes de dar a luz a su camada, preparan el nido donde acogerán a sus crías: es la necesidad de la madre de sentir que todo está a punto para la llegada de sus hijos.

A mí nunca me dio tan fuerte, pero si te desvelas a medianoche y quieres ordenar la nevera y revisar el congelador, por ejemplo, no te asustes. Los cambios hormonales tienen mucha relación con el síndrome del nido. Y te llevan a actuar de una manera desconcertante.

Es cierto que esta actitud nos tranquiliza y nos da seguridad, además, nos distrae de los temores que podamos sentir haciéndonos pensar en otras cosas. Aun y así, es importante no obsesionarnos y no ponernos en peligro. Aquí os dejo algunos trucos para que manejéis este síndrome sin perder los papeles.

- Pide a tu pareja/familiares que colaboren contigo en este tipo de tareas. Te sentirás más tranquila al comprobar que la puesta a punto del hogar no sólo recae en ti.

- A la hora de limpiar, evita utilizar sustancias tóxicas y levantar objetos muy pesados o mover muebles o cajas. No te subas a lugares altos para limpiar y ten mucho cuidado con las escaleras. Al agacharte mantén la espalda recta y flexiona siempre las rodillas.

- Quizá duermes peor: te despiertas y comienzas a pensar en las mil y una cosas que te quedan por hacer, lo que acaba por desvelarte. Intenta relajarte y pensar en otra cosa. Lee, escucha música, escribe tus sensaciones… Ten siempre a mano una libreta para apuntar aquello en lo que acabas de pensar para limpiarlo cuando tengas ayuda o en el mejor momento del día.

- Descansa y no malgastes tus energías ordenando altillos: el día del parto requerirás de todas tus fuerzas para controlar el nacimiento y reducir el umbral de dolor, además el descanso es un factor muy importante para reducir el estrés. Ten en cuenta que muy pronto tu bebé te va a necesitar constantemente.

¿Y vosotras que, lo estáis sufriendo, lo habéis vivido? Cuéntanos, ¿Que habéis hecho fuera de lo normal?

Publicado el 18/12/2014 en Embarazo y Parto

         

RSS 2.0 (Embarazo y Parto) RSS 2.0 (Second Baby)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios