Consejos para portear cómodamente y saludablemente con tu bebé

         

En el porteo es igual de importante la posición correcta del bebé como la de la mama (o el papa sí es él quien portea). Lo que está claro es que sí no estás cómoda porteando o te duele la espalda, no lo vas hacer. Noelia Fernández, nuestra asesora en porteo y lactancia nos cuenta cómo hacerlo y disfrutar de un buen porteo

Consejos para portear cómodamente y saludablemente con tu bebé

En esta fotografía podemos ver representadas dos imágenes de una mujer porteando ventralmente. A la izquierda observamos la manera errónea y las consecuencias de portear al bebé demasiado bajo.

Si colocamos al bebé demasiado bajo y separado de nuestro cuerpo, provocamos un desequilibrio a causa del desplazamiento del centro de gravedad hacia anterior. En esta postura de desequilibrio, nuestro cuerpo crea una tensión excesiva en la musculatura dorsal y lumbar, haciendo que llevemos los hombros hacia atrás y hacia abajo.

Sí alguna de vosotras ha porteado en esta posición, habréis notado que el incremento de la tensión muscular de la espalda, provoca una elongación de la musculatura abdominal, provocando que el vientre empuje hacia delante presionando la vejiga y el periné.

Esta postura está contraindicada y, sí además la porteadora es una mujer que se encuentra en la etapa del post parto es perjudicial para su salud, ya que el cuerpo aún involuciona y se recupera de los cambios sufridos durante el embarazo y el parto.

Nuestra asesora en porteo, destaca también que podría darse el caso contrario. En el que la cabeza y los hombros tienden a ir hacia delante, creando presión en el pecho y una relajación de la musculatura abdominal y pélvica.

 Como se refleja en la imagen de la derecha, el buen porteo se da cuando el bebé esta alto y pegado al cuerpo del porteador, donde la posición adecuada (ventralmente) sería debajo de la barbilla de la madre o el padre. Al estar bien tensionado de abajo hacia arriba, la persona que portea no desplaza el centro de gravedad sino que forma parte de él.

Sí se cumplen estas dos reglas, el buen porteo favorece a la alineación postural, contribuyendo a fortalecer la musculatura de la espalda, abdominal y periné. La persona que portea ha de sentirse orgullosa y fuerte, no ha de hundirse respecto al peso que ha de llevar.

En la imagen de la derecha también se puede apreciar la correcta posición del bebé al ser porteado. Observamos que el bebé ha de mantener una flexión de unos 100º de flexión y unos 90º de abducción de cadera (entre las dos caderas). Consiguiendo una forma de C en su columna vertebral, lo que respeta el desarrollo de la misma. El portabebés ha de respetar la fisiología y la anatomía del bebé.

Para conseguir estos dos puntos anteriores, el bebé debe ser porteado hacia el cuerpo de la persona que lo lleva, ya sea delante, a la cadera o a la espalda. 

Sí os interesa, podemos pedirle a Noelia Fernandez que nos hable un poco más de la correcta posición del bebe para ser porteado.

 

Sí te interesa un asesoramiento personalizado con nuestra asesora, puedes conseguir tu sesión online personalizada de 30 min o de 1h AQUÍ

Publicado el 20/2/2015 en Tengo un bebé

         

RSS 2.0 (Tengo un bebé) RSS 2.0 (Second Baby)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios