Adiós al pañal

         

Yolanda, nuestra colaboradora y creadora del blog "Mi padre es guapo y mi madre es lista" nos acompaña de nuevo para explicarnos, desde los ojos de Hugo, lo que supone la retirada del pañal. No os lo perdáis, ¡no tiene desperdicio!

Adiós al pañal

La vida es injusta.

Desde mi nacimiento, y de eso hace más de dos años, he estado conviviendo y confiando en este compañero inseparable de fatigas e intimidades, y ahora tú, mi despiadada madre, quieres que me despida de él.

-      Porqué?

-      Porque te estás haciendo mayor hijo

-      Pero, en la farmacia hay pañales de talla adulta!

 

Todas mis creaciones han sido exhibidas con orgullo en marcos, cajas e incluso en la puerta de nevera: mis huellas, mis pisadas, mis dibujos… hasta un trozo de cordón!

¿Por qué ahora te empeñas en humillarme tirando por el váter mi preciosa producción para no verla nunca más? ¿Qué seguridad tengo de que no harás conmigo lo mismo?

Quieres, además, que me limpie sólo (puaj!), que me lave las manos, que no me entrille con la cremallera mis intimidades sin protección … con lo sencilla que es la vida con pañal!.

Todo este “asunto de mayores” parece extraño, complicado e inquietante, pero si quieres que afrontemos con éxito esta nueva aventura, tendrás que acatar mis reglas. Presta atención.

 

Estoy listo si…

  1. Ves que me gusta complacerte y colaborar contigo
  2. Soy independiente y hago cosas por mí mismo
  3. Te aviso cuando estoy mojado y me siento incómodo
  4. Sé subir y bajarme los pantalones

 

Estás lista si …

  1. Te has mentalizado de que el éxito inmediato no existe
  2. Has pensado en mí y no te has dejado influir en que a ti o a la educadora os viene bien dar este paso ahora
  3. Mantienes alta tu carga de paciencia y estás dispuesta a crear un ambiente relajado
  4. Te concentras en mí absolutamente y no te distraes con una mudanza, un nuevo hermanito o cualquier otro contratiempo

mi padre es guapo y mi madre es lista

 

Pasemos a la acción…

  1. Poniéndome directamente en el inodoro. Déjate de orinales transitorios ni otros artilugios  ¿no hacemos esto porque quieres que sea mayor? Yo actúo por imitación ¿lo recuerdas?
  2. Comenzaré por la posición de sentarse, aunque sea niño. Ya me encargaré,  cuando domine esta táctica, de imitar a papi con la práctica de lanzamiento de chorro con manguera.
  3. Vamos de compras! Calzoncillos-braquitas de papel, ropa sencilla de abrochar, un taburete…
  4. Ponme en el trono cada 20 minutos durante el primer día, y no me preguntes si tengo ganas de ir. ¡Actúa!, mi esfínter aún no conecta con mi cerebro. Déjame allí tan sólo dos minutos (es tiempo suficiente). Ve incrementando ese intervalo a 25 minutos el segundo día, a 30 minutos el tercero … y así progresivamente.
  5. Llévame dormido a hacer pis justo antes de acostarte tú. Mi cerebro se cortocircuita de noche y no querrás correr ningún riesgo innecesario.

 

Y de noche, qué?

  1. Si el pañal nocturno sale seco, deja de ponérmelo. ¿Qué otra razón necesitas para respetarme como adulto?

 

Curiosidades:

  1. Las regresiones son comunes ante cambios y novedades, pero si tú no muestras preocupación yo volveré a confiar en mí mismo.
  2. La cisterna da miedo, no sólo se come mi bonita obra de arte, además gruñe. Hazla sonar cuando esté alejado.
  3. El pis se resiste a obedecer a mi cerebro e insiste en fugarse de vez en cuando. Anímame para que mi autoestima se fortalezca y mi vejiga me pida permiso.
  4.  Préstame atención si tengo estreñimiento prolongado, quizás sea mejor volver al pañal para esos momentos especiales.

 

Lo más importante: mi mayor refuerzo es tu mejor sonrisa y el mejor premio tu alabanza, cuando salga bien o salga mal. Y recuerda, estoy haciendo esto por ti. Yo era feliz con mi compañero el pañal.

blog yolanda

Publicado el 19/6/2015 en Experiencias

         

RSS 2.0 (Experiencias) RSS 2.0 (Second Baby)

5 comentarios

yolanda

22 jun., 2015 19:38:10

Adios pañal

Me gusta mucho cómo ha quedado la entrada y espero que le sea útil a muchos padres y madres que están a punto de iniciar este paso. Un beso grande.

Karla

25 jun., 2015 10:24:02

Excelente

No tengo hijos pero muchos amigos si. Es un articulo que visto desde varias perspectivas tiene un contenido altisimo. Excelente consejos...

Jessica

25 jun., 2015 15:18:03

Me has abierto los ojos con lo "sé subir y bajarme los pantalones", cómo no lo pensé antes!
En la revisión de los 2 años, la pediatra me puso de "deberes" sacarle el pañal antes de la revisión de los 2 y medio (para lo que aún me queda un mes y poco). En la guarde empezaron a sentarlo en el orinal cuando yo les dije que avisaba cuando hacía caca. Pero la verdad, es que en casa no quiere saber nada ni del orinal ni del adaptador y escapa cada vez que insinuó que tiene que sentarse allí.
Aunque tenía la duda de si era o no el momento, opte por tomármelo con calma y no insistir mucho. Pero después de leer esa frase... No me como más la cabeza. Si todo indica que aún no esta listo, ¿para qué forzar?. Además, he de admitir que yo tampoco estoy lista ¿si soy la primera a la que le da mucha pereza estar pendiente de recordarle a cada poco que tiene que ir al baño? Y aún tenemos un año entero antes de que entren las prisas por entrar en el Cole
Gracias por darme el argumento que me faltaba para hacer lo que mi instinto me decía ;)

VERÓNICA

26 jun., 2015 13:32:23

Creo que es en lo único que no he tenido que luchar con mi hija y eso que no tenía yo todas conmigo de que fuera un éxito. Por suerte me dejé guiar por las cuidadores de la guarde que, en la mayoría de las veces, tienen más razón que nosotros, padres primerizos.

Lorena

29 jun., 2015 11:09:01

que simpatico! La verdad me ha recordado cuando le quite el pañal a mi hijo mayor, y me ha dado tips que no pense en aquel momento para aplicarselos al bebé cuando le toque.

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios